13 de junio de 2012
Pastor Gérald Fruhinsholz


Foto Bivouac-ID

En más de cincuenta países, cristianos protestantes, católicos, coptos… sufren la persecución, y en muchos casos son torturados, violados y asesinados. ¿Su crimen? Ser cristianos. En Arabia saudí, unos jeques se acuerdan de repente de las palabras de Mahoma y  mediante una fatwa, deciden destruir las iglesias y eliminar a todos los cristianos del país. El Jeque Abdul Aziz bin Abdullah, Gran mufti de Arabia Saudí  notificó que: « Es necesario destruir las iglesias de la región».

¿Permanecerá el mundo tranquilamente pasivo, frente a esas incitaciones al crimen, haciéndose el sordo a las masacres y genocidios de las poblaciones cristianas ?…


chrétien égorgéEn el  “Observatorio de la Cristianofobia“, Daniel Hamiche dio a conocer al público francófono una abominación que un periodista egipcio había difundido hace tiempo : el vídeo del degollamiento ritual de un joven musulmán convertido al cristianismo (1), asesinado por apóstata por sus antiguos correligionarios.  Después de ver el vídeo, Khalil Samir, un sacerdote egipcio cuenta : “Después de gritar unas oraciones rituales, y de sujetar al joven en el suelo, uno de los hombres con la cara tapada lo degüella, mientras sale la sangre a borbotones, durante una escena larga y horrible.  A final levantan su cabeza como trofeo» [...]. Este vídeo es insoportable y conmovió a miles de internautas.


(1) Si cabe tomar este vídeo con prudencia, no por ello es menos auténtico según los especialistas. La autenticidad de un vídeo siempre estará en tela de juicio, pero esto no borra la realidad de los horrores. 150 millones de cristianos están perseguidos en el mundo por el Islam, o por el comunismo, y esa es la triste realidad.


El 9 de junio pasado,  Daniel Hamiche y Guillaume de Thieulloy de “Réplica Católica” enviaron una carta al Ministro de Asuntos exteriores francés, Laurent Fabius, cuya copia figura más abajo:



*************************


Carta a Laurent Fabius


Señor Ministro,

El Observatorio de la Cristianofobia, del que somos miembros y que está asociado a Réplica Católica, dio a conocer, el 4 de junio pasado, al público francófono, un hecho abominable y de una gran barbarie: el degollamiento de un joven musulmán convertido al cristianismo y cuyo suplicio grabado en un vídeo fue difundido anteriormente en un canal de la televisión egipcia, por el periodista Tawfiq Okasha, dentro de su programa « Egypt Today».

Hace siglos que Francia tiene la misión específica de proteger a los cristianos de Oriente, hecho que siempre asumió bajo todos los regímenes, y que varios tratados y acuerdos han ratificado desde el final del Segundo Imperio.  

Este crimen, claramente revulsivo, por desgracia no es una excepción, aunque haya « gozado » de una repercusión  mundial inédita, ya que ha sido grabado por los verdugos – pone de manifiesto que, demasiadas veces en los países del antiguo Imperio otomano, los cristianos ya no gozan de protección por las autoridades nacionales.

Le agradeceríamos, Señor Ministro, que nos indicara cuales son:

1. las informaciones de las que disponen los servicios del Ministerio de Asuntos exteriores acerca de esta barbarie, y

2. lo que cuenta hacer con la defensa de los cristianos de Oriente y que este horrible episodio apremia más que nunca.

Nos permitimos señalarle que comunicaremos sus respuestas a nuestros lectores. Además, por deseo de  transparencia, puntualizamos también que publicaremos nuestra carta  en las próximas 24h. Le saludan atentamente.


Daniel Hamiche, redactor jefe de L’Observatoire de la Christianophobie 

Guillaume de Thieulloy, director de Riposte Catholique


PD: Esta carta no ha recibido respuesta hasta la fecha. De modo que les propongo que firmen esta carta. Es imprescindible que seamos miles para apoyar públicamente a los cristianos de Oriente que piden socorro desesperadamente a Francia y para los que Francia lleva años sin hacer el más mínimo ademán de ayuda. Y si como nosotros, Usted está escandalizado por la masacre de cristianos en Oriente, firme y haga firmar esta carta haciendo un clic aquí. ¡No hagamos oídos sordos a las súplicas de nuestros hermanos asesinados por bárbaros!


Traducción :Esther KWIK



Print Friendly